RESEÑAS

Reseña: Dark Phoenix, el fin de una era.

Por primera vez desde que inició el siglo 21, el mundo no verá más películas de los X-Men (al menos hasta nuevo aviso). Luego de 11 films y 19 años, la saga de los mutantes que luchan por ser aceptados en un mundo de gente “normal”, llega a su fin. La encargada de cerrar este capítulo de la historia del cine, es Dark Phoenix.

Desde aquella primera película del 2000, dirigida por Bryan Singer, los X-Men de la pantalla han sido mucho más que simples mutantes luchando entre sí o contra enemigos externos; siempre han estado allí, en primera fila, los temas de la aceptación de las minorías, la tolerancia, la inclusión y sí, lo ridículo y hasta peligroso que puede ser el pensamiento de que existen personas “normales” y “fenómenos” que amenazan el status quo. “Lo que se desconoce, se teme y lo que se teme, debe ser destruido”, es el pensamiento que infunde temor en las mentes de quienes “no calzan”, temor que los empuja a negar su naturaleza y esforzarse por calzar o, por otro lado, a querer destruir a la sociedad.

Sophie Turner lleva el film sobre sus hombros

Ahora, luego de películas buenas, malas, regulares y de un cambio casi completo de elenco y de continuidad, la historia más famosa en los cómics de los X-Men, la de Jean Gray siendo poseída por una fuerza espacial que la transforma en el ente más poderoso de la galaxia, es contada de nuevo. Esta vez, el discurso mutante, es influenciado notoriamente por la era del #MeToo y del #TimesUp , pero de eso más adelante.

A diferencia de la vez que apareció Dark Phoenix en la lamentable X-Men 3, en esta ocasión, dicha historia es la columna central de la trama, lo que da pie a que el director intente explorar más el drama de cada uno de los personajes. Es aquí, donde se puede apreciar la calidad de actores como Sophie Turner, quien a pesar de tener muchos kilómetros aún por delante en su carrera, ha dado muestras de sobrado talento en Game Of Thrones; Michael Fassbender también, es alguien que posee el peso y la habilidad de comunicar amenaza y peligro, sin siquiera decir una línea de diálogo, tal es la intensidad que le imprime a su personaje de Magneto. Sobre un guión no muy claro, es interesante ver a actores que aportan tanto a la producción.

James McAvoy da ligeros guiños a Patrick Stewart en su actuación.

La banda sonora es otro de los puntos altos de la película, el gran Hans Zimmer, quien ha musicalizado desde el Universo del Batman de Nolan, hasta el de Piratas del Caribe, Ironman, Inception, Despicable Me y muchísimas más, entrega un score épico y es un deleite poder escucharlo con todos los avances tecnológicos de las salas modernas.

En cuanto a la historia. Ésta, es una saga que tiene especial importancia para los seguidores del cómic, ellos ya llegarán al cine con las emociones pre instaladas en sus corazones, como apps en teléfono nuevo. Para los no iniciados, quizás sea un poco difícil (más no imposible), entender el porqué Jean Gray pasa, de estar expuesta a la radiación extraña, a convertirse en una amenaza para todos sus amigos mutantes; siento que, quizás, el guionista y director Simon Kinberg, pudo haber ahondado más en la tortura que significa para el personaje de Sophie Turner, el no poder estar en control de sus emociones. En general, se percibe cierta convicción de que el público ya conoce lo suficiente de la situación, como para entregarle un breve resumen y saltar directamente a la acción. Quienes conozcan de fondo la trama entonces, son quienes sacan mejor provecho de las buenas actuaciones de los protagonistas. (Incluyamos aquí a un muy habilidoso James McAvoy, quien integra a su personaje, guiños muy inteligentes a la actuación de Sir Patrick Stewart).

Jessica Chastain y Sophie Turner

Como dijimos antes, la influencia de los tiempos que corren, se percibe mucho en el discurso del personaje de Jessica Chastain quien, incluso, nos confesó durante nuestra entrevista con ella, que el apreciar el guión fue lo que la terminó de convencer de aceptar el papel. Frases sueltas como la de que “las mujeres siempre terminan salvando a los hombres por aquí” y otras similares, terminan de redondear la intención de brindarle más peso al componente femenino de este universo.

La acción es constante y permanentemente en “high”. Mientras en entregas anteriores, Magneto asesinó a Kevin Bacon lentamente, haciendo penetrar una moneda en su cráneo, en esta elimina a sus enemigos comprimiendo todo un vagón de tren con ellos adentro. El ejemplo es para evidenciar que las secuencias de acción en Dark Phoenix son a lo grande y si, es un placer ver a los mutantes haciendo uso de sus poderes casi sin freno. Habrá quienes deseen un descanso, mientras que otros quedarán muy satisfechos con el espectáculo.

Con el final de la película termina una era. Sin escenas post-créditos, pero con la ya clásica insinuación de que la historia no ha terminado. Esto último es cierto; nuestros queridos mutantes entran ahora a la Era del Ratón, habrá que ver qué nuevas mutaciones traerá la nueva administración.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s